ALMEJA (Callo de hacha)

Almeja es el nombre común con el cual son designados distintos moluscos bivalvos, organismos de concha ovalada (de diferentes tamaños y color), dura o suave, marcadas con líneas o zigzag; en su interior cuentan con dos valvas simétricas unidas por un ligamento; un par de sifones que sacan al exterior para filtrar agua; viven enterrados en arenas o barros de las orillas de los ríos y mares. Las almejas fueron aprovechadas como alimento desde tiempos prehispánicos.
La concha abanico, pluma o callo de hacha es una especie localizada en los estuarios, bancos de arena o entre el fango en bahías y lagunas costeras del Pacífico, desde Baja California hasta el Perú.
La pesquería de callo de hacha en la Región Baja California está compuesta por cuatro especies: callo redondo (Pinna rugosa), callo media luna (Atrina maura), callo liso (Atrina oldroydii) y callo riñón (Atrina tuberculosa).
Las conchas presentan aspecto trigonal, cuneiforme, y son delgadas. La región blanda o visceral está unida a las conchas por medio de dos músculos. El posterior es de mayor tamaño, lo denominan callo y es la parte comestible del molusco.
La especie forma diversos bancos, en poblaciones numerosas que conviven con otros moluscos como los ostiones.
La temporada de pesca es todo el año, pero el mejor periodo es de enero a mayo.
México lleva a cabo un intenso trabajo de acuacultura, para recuperar el callo de hacha de los daños producidos por la explotación comercial. Esta actividad la realizan en las regiones Baja California y Pacífico Norte.
El callo de hacha los consumimos fresco y sólo un mínimo porcentaje de la producción es destinada para ser enlatado o deshidratado para sopas.
Los mexicanos los disfrutamos en cebiches; cocteles solos o combinados con otros mariscos; es protagonista o complemento de ensaladas frías, y en algunos lugares los empanizan o son disfrutados únicamente con unas gotas de limón.

Recetas

Callo de hacha con pico de gallo