CACAO

Theobroma cacao L., es el nombre científico del árbol del cacao, que en griego significa alimento de los dioses.
La palabra cacao procede del náhuatl cacáhuatl, derivado del maya kakaw, fruto rojo y fuerte.
El cacaotero es una planta tropical, de corteza de color canela, hojas alargadas, flores de color púrpura y pequeñas; frutos voluminosos de forma ovalada, llamados mazorcas o piñas de cacao, cuyo desarrollo es en el tronco y las ramas principales del árbol. Al madurar adquieren una tonalidad amarillenta o rojiza. El cacao rinde varias cosechas al año.
La planta data de unos 4 000 años en la América tropical y subtropical en las cuencas del Amazonas y el Orinoco. Los mayas domesticaron y consumieron la semilla procesada hace unos 2 000 años, además del uso como moneda. El cacao en esa época fue motivo de mitos, cultos divinos y bebida ritual.
A la llegada de los españoles en el siglo xvi, fueron favorecidos tanto el cultivo como el aprovechamiento de la planta.
El cacao fue mezclado con azúcar, especias (canela) y almendras, entre otros, dando origen al chocolate en pasta (tablillas), que era diluida en leche y batido con molinillo de madera.
Hoy en México, el cacao es cultivado en zonas de clima caliente y húmedo, distinguiéndose las regiones Golfo Sur (zona de La Chontalpa, producto orgánico; Baluarte Slow Food); Altiplano Sur (zonas de Pichucalco, Xoconusco y Montes Azules en Chiapas, cultivado con técnicas agroecológicas) y en menor escala, Golfo Centro.
El cacao y sus derivados son ricos en grasas e hidratos de carbono. Las primeras derivan de la manteca de cacao contenidas en los granos, además de minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio, vitaminas y ácido fólico); contiene teobromina (alcaloide similar a la cafeína), estimulante del sistema nervioso central; el consumo frecuente evita el estreñimiento; libera de endorfinas que favorecen el buen estado de ánimo, y es rico en antioxidantes que protegen la salud cardiovascular:
Los mexicanos consumimos cacao en variadas preparaciones. Combinado con maíz, resultan refrescantes bebidas (tejate, taxcalate, popo, entre varias más); producimos chocolate de manera artesanal, llamado chocolate de metate, donde la mezcla de cacao, azúcar, especias y diluido en agua o leche, varía de acuerdo con la zona y el gusto de cada familia; preparamos atoles y tamales; proporciona el toque dulce a distintos moles regionales y salsas; lo aprovechamos en la elaboración de helados y paletas heladas; combinamos con amaranto y granos de café; utilizamos las cáscaras eliminadas después de ser tostados los granos en atoles y tamales.

Recetas

Café de olla con chocolate de metate