CHILE CASCABEL

México es centro de origen, domesticación y diversificación de la variedad Capsicum annuum, plantas compuestas por un tallo leñoso, tipo arbusto. Las flores casi siempre son blancas y a veces verdosas. El fruto varía de tamaño, color y sabor, dependiendo del tipo de suelo, clima, etcétera.
El chile cascabel pertenece a esta especie y es una de las distintas variedades del chile mirasol.
El chile mirasol cuenta con frutos de variados tamaños, colores y sabores; fresco, va del rojo al guinda, y seco recibe distintos nombres: chile cascabel, guajillo, catarino y costeño, entre otros.
Algunas poblaciones de México lo llaman chile bola, bolita o canica cuando es fresco; de color verde cuando es inmaduro y rojo brillante al madurar, tiene un tamaño no mayor a 3 centímetros, y forma similar a una cereza (casi esférica).
El nombre de chile cascabel (también llamado trompito) lo recibe cuando está seco; entonces su color es café rojizo, de sabor discretamente picante, y obtiene su aroma característico una vez secado; debido a la cantidad de semillas que posee en proporción al tamaño y dada la forma del chile, cuando se le agita, produce el sonido de un cascabel.
El chile catarino o catarina (fresco o seco) cuenta con características similares al chile cascabel; pertenece a la misma especie y tiene parentesco con el chile mirasol. Posee los mismos colores y tamaño cuando está fresco; difiere en forma, dado que el chile catarina es ovalado y termina en punta; el chile seco, cuando se le agita, también produce el sonido de un cascabel.
El color es rojo sepia al secarlo, y es un poco más picante que el chile cascabel.
Ambos chiles se producen en las regiones Altiplano Norte y Altiplano Central (Zacatecas y Aguascalientes).
Los mexicanos los aprovechamos en la preparación de salsas con tomate o jitomate; cuando participan en salsas para guisos, la más de las veces son acompañados de otros chiles (ancho o guajillo).

Recetas

Atápakua de ayocotes