LANGOSTA

El nombre de langosta lo aplicamos a las especies de familia Palinuridae, conocidas también como langostas espinosas, que son las únicas sujetas a captura comercial en México.
El alto valor de las langostas y la facilidad para obtenerlas, comparada con la pesquería de otras especies marinas, logran que sea un recurso importante para nuestro país, y en muchas comunidades pesqueras, esta actividad es la base de su economía. Este crustáceo es el segundo generador de divisas en la pesca.
Las langostas espinosas pertenecientes al género Panulirus, están localizadas en aguas tropicales y subtropicales de las costas de México. En el litoral del océano Pacífico, encontramos Panulirus interruptus (langosta roja o langosta de California; Región Baja California); P. inflatus (langosta azul, langosta cabezona o langosta de roca; Región Baja California hasta Región Pacífico Sur, en Oaxaca); P. gracilis (langosta verde o langosta de playa; Región Pacífico Norte, en Sinaloa hasta Región Pacífico Sur, en Chiapas) y P. Penicillatus (langosta de la Isla Socorro; Región Pacífico Centro, en Colima).
En el Golfo de México y el Caribe, hallamos Panulirus argus (langosta espinosa o langosta de Florida; Región Yucatán, en Quintana Roo y Yucatán).
La pesquería de la langosta es llevada a cabo en ambos litorales, cuando estos organismos frecuentan zonas de menor profundidad, y puede realizarse entre los meses de octubre a marzo, de marzo a mayo y de agosto a octubre, según la especie.
Las langostas espinosas son omnívoras. Viven en áreas rocosas, a profundidades hasta de 30 metros. Los especímenes de tamaño pequeño y medio acostumbran agruparse; los de gran tamaño viven solos.
Las dimensiones de estos organismos van de los 30 hasta los 50 centímetros de largo (sin antenas). Presentan un caparazón robusto, con superficie erizada de fuertes espinas; la cabeza lleva una saliente espinosa, que usa como defensa; dos pares de antenas largas a los lados, que a veces sobrepasan su tamaño, que presentan en su base fuertes espinas; carne consistente, blanca, de sabor delicado y característico.
Las langostas son un alimento rico en yodo, con una alta cantidad de zinc.
Las especies que destacan por la importancia en consumo y actividad económica son la langosta roja o langosta de California (Panulirus interruptus), y la langosta espinosa o langosta de Florida (Panulirus argus).
La primera cuenta con un caparazón cuyas color fluctúa del café rojizo, naranja (amarillento) al rojo intenso; este tipo de langosta recibe también los nombres de langosta roja caballón o burro. Los mejores ejemplares son capturados de octubre a marzo.
La pesquería de la langosta roja (Panulirus interruptus) de la península de Baja California en México, ha sido recertificada, siguiendo la evaluación independiente bajo el estándar para la sostenibilidad y pesquerías bien manejadas del MSC. Esta pesquería estuvo certificada como sostenible desde 2004 y hasta 2009, y ahora nuevamente productos de la pesquería tienen el derecho a llevar la ecoetiqueta azul del MSC. Como parte de la recertificación, la zona geográfica cubierta se ha ampliado. La Unidad de Certificación originalmente se extendía desde la Isla de Cedros en Baja California y hasta Punta Abreojos en Baja California Sur, e incluye ahora también la Isla Guadalupe, ubicada a 250 km al oeste de la costa de Baja California.
La segunda tiene un caparazón que va del púrpura verdoso al café rojizo, azuláceo o verdusco. Los mejores ejemplares son obtenidos de julio a marzo y de agosto a septiembre.
Las langostas de la pesquería de pequeña escala, artesanal dentro de las Reservas de la Biosfera de Sian Ka’an y Banco Chinchorro, en la porción mexicana del arrecife mesoamericano, ahora son elegibles para mostrar la ecoetiqueta azul del Marine Stewardship Council (MSC). Esta pesquería de langosta espinosa (Panulirus argus) se certificó siguiendo una evaluación independiente llevada a cabo por MRAG Américas bajo el estándar del MSC para pesquerías sostenibles y bien administradas.
Las langostas son ofertadas vivas, enteras, o sólo las colas, frescas, congeladas o cocidas.
Enteras y frescas, pueden ser asadas o fritas; cocidas, son complemento de elaboraciones a base arroz, pasta o ensaladas; base de sopas, y pueden marinarse y después cocinarse.

Recetas

Tacos de langosta de Puerto Nuevo