LANGOSTINO

Macrobrachium es un género de camarón de agua dulce de la familia Palaemonidae, cuya característica principal es la ampliación extrema del segundo par de pereiópodos (patas que nacen del tórax).
Encontramos distribuido el langostino (como conocemos a este tipo de crustáceo) y sus variedades en ambos litorales de México.
El langostino en nuestro país recibe distintos nombres de acuerdo con la zona donde estén localizados, pero a la vez pertenecen a distintas especies: langostino, camarón de río, camarón de agua dulce, acamaya, pigua, camarón moya, cauque, chacal, camarón prieto, entre otros.
De acuerdo con la especie, el tamaño y el color pueden variar; algunos llegan a medir hasta 25 centímetros. Los langostinos son crustáceos más robustos que los camarones, debido a que su coraza es más dura y gruesa, en tonos que van del grisáceo café al gris azulado. Están formados por un cefalotórax (cabeza) y el abdomen. Las patas son de distinto tamaño y configuración; los primeros pares actúan como pinzas para agarrar y desmenuzar sus presas, y los restantes sirven para locomoción; las antenas y barbas son utilizadas para orientarse y comunicarse; cuentan con manos articuladas, y en sus extremos terminan con tenazas parecidas a las de los cangrejos. Pueden obtenerse de la actividad pesquera o de la acuacultura. El langostino silvestre existe en ríos, lagunas y arroyos de agua dulce, y estuarios.
En el país prosperan, en la vertiente del Golfo de México, Macrobrachium carcinus, Macrobrachium tenellum, Macrobrachium rosenbergii y Macrobrachium acanthurus. En las regiones del océano Pacífico, Macrobrachium americanum y Macrobrachium rosenbergii.
Las especies que destacan por la importancia en consumo y actividad económica son:
Macrobrachium americanum, localizados en ríos, lagos y estanques de cultivo; de carne blanca, jugosa y delicioso sabor. Los mejores ejemplares son obtenidos de julio a diciembre.
Macrobrachium rosenbergii, langostinos de origen asiático, adaptados a los sitios de agua dulce en nuestro país; de carne blanca, jugosa, con un sabor entre camarón y langosta. La mayor producción es obtenida a través de la acuacultura, lo que permite disponer de esta especie todo el año.
Macrobrachium carcinus y Macrobrachium acanthurus, langostinos de río, acamayas o piguas. De caparazón color amarillo con tonalidades de azul; de carne blanca, jugosa y delicioso sabor. Especies localizadas en aguas dulces o salobres y embocaduras de ríos. Los mejores ejemplares son capturados durante la época de lluvias; si la producción es obtenida a través estanques de cultivo, permite disponer de esta especie todo el año.
En su mayoría, los langostinos son un alimento rico en yodo, con una alta cantidad de proteínas.
Son ofertados enteros; frescos y congelados (con o sin caparazón y/o cabeza), crudos, cocidos o precocidos.
Los aprovechamos enteros y frescos. Pueden asarse; cocidos, son complemento de elaboraciones a base arroz, pasta y guisos caldosos; pueden ser adobados o marinados, y después cocinados; son base de caldos y sopas. También consumirse únicamente cocidos, para pelar, con gotas de limón, sal y salsas picantes.

Recetas

Huatape de langostinos