MOLCAJETES

Los molcajetes son morteros de tres patas, hechos generalmente de piedra volcánica, y en algunos lugares de barro o de piedra blanca. Se utilizan en todo el país. Su nombre actual proviene del náhuatl, aunque en algunos lugares como en Dzityá, Yucatán, se les conoce como tamul, y entre los huicholes, tekusuna; en las regiones de Yucatán y Golfo Sur, cuando son de barro, les llaman chilmoleras. Se encuentran referencias muy antiguas de su uso tanto en los hallazgos arqueológicos como en los códices prehispánicos y coloniales. Después del siglo xvi, la técnica para su fabricación se facilitó cuando llegaron instrumentos de hierro para el corte y el pulido de la piedra.
Los estados de Puebla, Hidalgo, Guanajuato y México se distinguen por las formas y la calidad de la piedra con la que se fabrican. Algunos van decorados con cabezas o formas de animales o están pintados por fuera. Antes de usar por primera vez, se acostumbra “curar” los utensilios de piedra volcánica moliendo en ellos algún grano en seco. A pesar de que hoy conviven en las cocinas con aparatos eléctricos modernos, se les sigue usando principalmente para moler especias y preparar salsas, que en ocasiones se sirven directamente del molcajete. También se les utiliza para servir la botana.